¿Es i,i el adiós de Bon Iver?

Escrito como i,i pero pronunciado como “I comma I” es el cuarto álbum de estudio de la banda liderada por Justin Vernon, Bon Iver, o mejor dicho su banda. Salió recientemente el 9 de agosto, un día después que de extraña manera subieran el álbum a plataformas de streaming como playlist, a excepción de la intro que solo se subió en su perfil de Reddit (es r/boniver, si lo quieren buscar, hay buenos memes, solo para fans).

Una vez más el disco salió bajo el sello Jagjaguwar, las canciones fueron escritas en la ciudad natal de Justin Vernon, Eau Claire, Wisconsin, pero fueron terminadas en el mítico estudio de grabación Sonic Ranch en Texas, en abril de 2019.

Es sorprendente como este señor no puede dejar de producir cosas hermosas, mientras estuvo en receso estos tres años con Bon Iver, trabajó con el integrante de The National, Aaron Dessner, para formar, la recomendable banda, Big Red Machine y también la web PEOPLE que busca dar a conocer el trabajo de artistas independientes.

i,i - Bon Iver (Jagjaguwar 2019)
i,i – Bon Iver (Jagjaguwar 2019)

Bueno, a lo que vamos. El álbum cuenta con 13 pistas, que al principio me hicieron pensar que eran una especie de rompecabezas o algo experimental como lo habíamos visto anteriormente, pero no, son pomporrutas de frases dentro de las mismas canciones, por ejemplo el nombre Jelmore viene de la frase de entrada que dice “An(gel Mor)ning”. Sí, creo que sigue experimentando con eso de los títulos de canciones, pero vamos a decir que le quedó bonito.

No es necesariamente un sonido nuevo, pienso que es más una mezcla de sus trabajos anteriores, o sea, entre For Emma, Forever Ago y el 22, A Million. Claramente las influencias de Kanye West siguen notándose pero también le dio por un poco de guitarras y piano, un par de vientos y sobre todo el uso de su falsete. También el uso de samples disminuyó.

Como decía, Justin nos sigue dando piezas para escuchar de noche, con un café o té, y mejor aún si llueve, trillado, lo sé, pero es ineludible. Me sorprendió que casi no habla de amor, al menos no de la forma que nos tenía acostumbrados en sus álbumes anteriores. Las letras, aunque difícil de interpretar como siempre, tratan sobre temas religiosos, sociales y políticos como el cambio climático, una sobre el día después de la victoria de Trump en Sh’Diah, que muy a su manera es un abreviación de la frase “Shittiest Day in American History”, además el solo de saxofón de casi dos minutos, para qué les digo, mejor escúchenla.

Me fue inevitable no sentir escalofríos con Marion, que a pesar de la poca letra, Justin logra transmitir la idea de como siente el dolor, quizá aún en referencia a su examor. También en Faith cuando dice: “This for my sister, that for my maple” en relación a que lo único que lo motiva a seguir escribiendo y haciendo lo que hace es eso, su hermana y su hogar, porque las referencias a su tierra nunca faltan.

Como Vernon dijo, este álbum cierra el ciclo de lo que tenía planeado con el concepto de las cuatro estaciones. For Emma, Forever Ago es su invierno, el homónimo Bon Iver es su primavera, 22, A Million su verano y ahora a i,i le asigna el otoño. Así que aparentemente esta es la culminación de Bon Iver, al menos hasta este punto, también algo así trata de expresar la última canción RABi, que por cierto me pareció muy optimista de su parte (no es queja), dice: “Sun light feels good now, don’t it?”, como que de alguna manera se siente agradecido con la vida. Ahora, afortunadamente esa misma canción termina con un “But if you wait, it won’t be undone”, así que esperamos que no sea un adiós definitivo sino un “hasta luego”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *