Entrevistas

¿Quién es Cuis Lerda?

Para entender por qué hay movimientos, escenas que siguen creciendo es necesario dar un paso atrás de lo que se ve en foco. Vivimos en una era que valora, de sobremanera, al talento delante de cámara. Hay una cultura de culto a la celebridad que no va a desaparecer pronto. Lo entiendo. Lo que no termina de encajar es cómo no se busca dar un espacio y reconocimiento a quiénes están detrás del glamour.

¿Acaso nos cuestionamos cómo nuestro artista favorito llegó ahí en primer lugar? Es posible que esto escape de nuestra mente porque la música es una fuente de escape, no de reflexión. Es un producto más que entra competir por nuestra efímera atención.

Para mí, lo realmente interesante está en el storytelling.  ¿Hemos hecho ese trabajo de retrospectiva para entender por qué creemos tener ese vínculo especial con alguien inaccesible? ¿Qué nos hace pensar que Dua Lipa puede ser nuestra amiga? ¿Quién nos vendió este cuento?

¿Qué es lo que realmente buscamos? En mi caso, saber cómo se gesta y crece un movimiento que trasciende. Veo que los grandes actos que se continúan renovando, después de tantos años, tienen algo en común: un equipo de trabajo consistente.  Entonces, ahí estoy. En búsqueda de esas personas que están haciendo que las cosas pasen.

Llevo meses escuchando, leyendo acerca de nuevos talentos que emergen de México. Para ser más concreta, Monterrey. ¿Qué aire se respira en Monterrey? ¿Cómo es posible que exista una escena que constantemente se renueva? Este debería de ser un caso de estudio, definitivamente. Que alguien me comparta la historia oral de esta comunidad creativa.

Esto me quedó claro desde que Méne me dijo que era parte de ‘La Escena‘. Me explicó que él y Cuis Lerda estaban buscando unir a los creativos de la ciudad para que el movimiento no dejara de crecer. Desde ahí la espinita. ¿Quién era Cuis Lerda?

Luis Cerda, mejor conocido como Cuis Lerda, es uno de los secretos mejor guardados de la escena musical independiente. Es un polifacético artista regiomontano que busca cambiar la industria mexicana. Es un enunciado fuerte. Es confianza pura. Para él, esto es entender en dónde está parado, y mucho más importante, qué necesita aprender para que esto se haga realidad. 

Es ingenuidad, de la buena. Es este deseo de aportar, de ser honesto en su manera comunicar. En una industria en donde nos venden historias incompletas de éxito, Cuis Lerda decide hablar ser transparente. Él entiende que los números son importantes, pero no lo significan todo. No está en eso, está en crear comunidad.

Actualmente, su tiempo lo divide impulsando la cultura musical por medio de BORN MX, plataforma que habla íntegramente de los artistas. Él la fundó hace tres años. Está detrás de uno de los colectivos más prometedores de México, ‘No Pedí Permiso‘, en donde tienen la promesa de retar el estándar creativo. Como si fuera poco, trabaja para la disquera ‘Slowly‘, responsable de la anti boyband AQUIHAYAQUIHAY.

A finales del 2020, Cuis presentó un EP de siete canciones. El mismo con producción de parte del team completo, desde composición, vocales, feats hasta mix y master. Esto es una prueba más del empuje que tiene para crear un ecosistema sostenible. Es aprendizaje colectivo. Se necesita más de esto en países como los nuestros. En una industria que puede ser catalogada como banal, es aquí en donde encuentro mi sentido de identificación.

A pesar de tener poco tiempo involucrado en este nuevo camino, creo que encuentra una claridad que vale la pena compartir. Me topé con un tweet hace unos días, y tuve que preguntarle al respecto. Platicamos acerca de lo que ha vivido en los últimos meses, Monterrey y el orgullo que tiene por la ciudad, la importancia del día a día, las vertientes que le rigen y la importancia de una comunidad para crecer.  

Quiero empezar con este tweet. Dame contexto. 

Nace de que yo trabajo con muchos proyectos en diferentes ramas. Trabajo con mi sello, ‘No Pedí Permiso’, con ‘Slowly’, el sello de Adrián Be, me tocó colaborar en el Ochentay7 Music, del Beatboy. También trabajo en cuestiones de management con proyectos externos, que no están en ninguno de los sellos, pero que algo me ha llamado la atención y les he dicho, ‘oye, estoy aquí para lo que necesites’.

No diría que soy su manager ni nada, pero sí tenemos pláticas y nos damos feedback. Entonces, viendo el mindset de diferentes crews, viendo qué funciona para todos, qué funciona para nadie. Creo que he tenido la bendición de poder expandir un poco más mi criterio acerca de cómo abordar las cosas. Como artistas y creativos, estamos enamorados de nuestro arte, pero sí tenemos mucho ego y una película muy vendida a través de las historias de la gente que admiramos.

De que nomás pones una canción en internet y puedes estallar a la fama. Sí es posible, pero es tan posible como ganarte la lotería. Esperaría que nadie piense que es una decisión inteligente vivir tu vida esperando que te vas a sacar la lotería. Creo que es mucho el ego y la pasión, como artistas de decir, ‘estoy tan enamorado de este producto que estoy haciendo que se me hace difícil pensar cómo alguien más no puede conectar’. La realidad es que la gente no sabe que existimos, que hacemos música, que tenemos una historia que contar.

Creo que muchos artistas piensan que es algo bueno pensar, ‘yo no voy a hacer nada más. Si me funciona solo con la música, es porque estoy destinado a esto’. Son cosas que pensamos, en algún momento; lo llegué a pensar yo también. Gracias a un proceso de maduración, ahora veo lo dañino que son esos pensamientos.

En Monterrey tenemos un movimiento que se llama ‘La Escena Regia’. Hicimos un mixtape el año pasado. Juntamos a gente de diferentes colectivos y lanzamos música. Sí vivimos en un año de pandemia, pero para mí ha sido muy impresionante. Lo digo con mucho respeto, he visto cómo muchos actos han crecido y madurado en ese año, a raíz de este mixtape. Algunos han pasado a tener conversaciones mucho más grandes, y otros siguen trabajando de la misma manera.

No veo un progreso en unos casos, pero no soy nadie para juzgar. Como outsider, no veo un progreso en el discurso, en el mindset de cómo abordar las cosas. Yo entiendo que el camino de todos es diferente, pero lo que sí puedo ver son las ganas.

Ese progreso solo sale de cuestionarte todos los días, todos los días despertar y pensar cómo mejorar el proyecto, qué hacer para conectar con los fans, cuál es la historia que voy a contar, que voy a comunicar, cómo lo voy a hacer.

Cada quién balancea esa línea de manera diferente. De ahí viene el tener el gusto de ver a colegas que están creciendo tanto, de cómo hay una nueva oleada regiomontana. Para mí, de los grupos regiomontanos que fueron pioneros de este nuevo movimiento está, en definitiva, AQUIHAYAQUIHAY y Kiddie Gang. No quiero decir ‘nueva generación’ porque estamos a seis meses de distancia; pero, la siguiente oleadita que se está exportando es Méne, Nsqk y Lil Benjas. Yo tengo la fortuna de poder trabajar con ellos. Después de ellos también viene Pinky06, Neithan, Cesxr  Para mí es un orgullo ser de Monterrey.

Por eso me emociona trabajar en estos proyectos. Hay mucha gente que conozco, no solamente yo, que se está partiendo la espalda para ver que las cosas funcionen. Gente aportando algo a la conversación para llegar más lejos como para que alguien que está en su sillón diga, ‘mañana la voy a pegar’. No es envidia, le puede suceder. Sí siento que es el mindset inapropiado.

Para mí, es cuestión de falsas expectativas. Culpo a Karate Kid y los montajes cortos por esto. Con la música, hay que hacer ese trabajo de hormiga, mandar los correos. Se tiene que aprender a vivir con el rechazo.  

Exactamente. El camino va a ser el que tenga que ser, para cada quién; creo que un buen paso, si hay alguien que quiere vivir de esto, es despertar y pensar qué se hará. Aunque sea un día de descanso, pensar en recuperar inspiración. Es válido. Nadie está aquí glorificando ser workaholic. Estamos tratando de ser realistas, esto toma mucho esfuerzo.

Te puedo decir que en Monterrey hay más de mil artistas haciendo R&B, rap, hip hop, regional, pop. Mi pregunta es, ¿cuántos espacios creen que hay? No se trata de competencia, es nada más abordar una realidad de oferta y demanda. Esto es honesto: no necesitamos más raperos, no necesitamos más traperos. Probablemente, lo que más necesitamos son más managers, abogados, visionarios, la lista sigue. Cada quien persigue el camino que le toca. 

Hay falsas ilusiones que se venden a través de películas, storylines, ‘es que hizo este disco en su casa y se hizo viral’. Hizo ese disco en su casa porque tiene un equipo de medio millón de pesos ahí, y además está firmado por una major. Eso no te lo dicen. No pasa nada, cada quién está metido en su personaje y contando su historia, pero sí nos toca ver más allá de lo que nos están poniendo. Tenemos que ver por nosotros mismos. Tuve el pensamiento, y lo tuité: ‘se vale ser pendejo, pero no se vale ser pendejo toda la vida’.

Crecimos con ilusiones, pero hay que cuestionar para encontrar lo que funciona. Quiero aclarar: te lo está diciendo alguien que está broke, alguien que está en el mero proceso de perseguir sus sueños. Por eso creo que es tan importante decir que uso muchas más horas del día en cosas que la gente que está en lo mismo. Me deja tranquilo que estoy poniendo mi mejor pie, todos los días. No soy nadie para decirle qué hace cada quién con su vida. Teniendo un poco más de perspectiva puedo decir, ‘órale, es mucha chamba. Si queremos hacer esto, hay que trabajar’.

Me queda claro que vos, hasta hace poco tiempo, relativamente, dejaste todo y te dedicas de lleno a la música. ¿Cómo das este paso? ¿Cómo fue ese proceso de dejar lo seguro?  

He hecho música durante mucho tiempo. He escrito canciones para mí, para otros, por diversión. Empecé a agarrar el hip hop porque cambiaron mis intereses musicales. Me di cuenta que era mejor en eso que cantar, definitivamente (risas). Eso fue en el 2003. Siempre lo mantuve para mí. Cuando ya me animaba, le daba mixtapes a mis amigos, les quemaba CDs.

Estuve en el Tecnológico de Monterrey. Aquí tenemos una ciudad muy creativa, empresarialmente. Es muy industrial también. Definitivamente, los círculos sociales en los que me movía este camino de vida no era una opción. Te gradúas y tienes que tener ciertas cosas, conseguir un buen trabajo. Siempre lo pensé como un hobby. Yo me gradué de la carrera, pasé por dos trabajos de oficinista, que me ayudaron muchísimo. Todo enfocado en la parte operativa, de negocios.

Llegué a un punto de mi vida en que me empiezo a sentir muy insatisfecho. Estaba tomando malas decisiones, tuve un momento de quiebre, y decidí ir a terapia. Empiezo ir a terapia en agosto del 2018. En ese proceso, me doy cuenta que toda la insatisfacción que estoy teniendo en mi lunes a viernes está saliendo los fines de semana. Realmente, nunca dejé de hacer las cosas. Seguía haciendo música, no de una manera profesional.

Para mí, fue algo que no tenía opción. Puedo seguir este camino y destruirme, terminar mal. Quiero salvar mi vida, prácticamente. Entonces, me empecé a preguntar, ‘¿cuánto tiempo tengo para plantear el proyecto, ahorrar, y así salir del trabajo?’ Estuve en ese proceso, de un año, en donde planifiqué esto. Uno hace planes y Dios se ríe.

Llegué a un punto en donde no estaba listo, pero tuve que decir, ‘ya, no puedo seguir con esto un día más’. ¿Cómo tomo la decisión? No siento que la tomé, siento que me tomó. Era eso o seguir un camino que me iba a traer muchas malas cosas en mi vida. 

Quiero saber cómo tratás con la ansiedad que esto te pudo generar.

Lamentablemente, terapia es una práctica que he tenido que dejar, al embarcarme en este camino. No tengo los ingresos que quisiera. Me encantaría retomar lo antes posible. Cuando tenga un paycheck más seguro, regreso. He tenido la bendición de poder dedicarme todos los días a hacer las cosas que me gustan, así que ha sido más fácil lidiar con esto. Tengo un background que me permite saber que hay algo peor para mí allá afuera.

Esto ayuda a mi proceso de maduración, sé que si esto no funciona, ya sé qué me espera. Siento que tengo la soga atada al cuello, tengo que dar todo de mí para que funcione. No quiero regresar, no planeo hacerlo. Tengo 27 años. Mis colegas tienen 23 años o menos. Entiendo que no lo puedan ver así, pero siento que es mi responsabilidad.

Si ya viví ciertas cosas, puedo tener un output que puede servir a alguien. De qué me sirve esta información si me la guardo para mí. Sobre todo, si esto ayuda a que tomen una mejor decisión. Por ahí va.

Te animaste a salir como solista en agosto del año pasado. En todo este tiempo has estado detrás de escena, viendo la parte no romántica de la escena. ¿Qué cambia con la perspectiva que traías al principio? ¿Qué has visto nuevo? 

Salió en agosto 2020, pero llevo lanzando música en plataformas desde el 2016. Esta es la razón por la cuál termino como fundador de BORN MX. Lancé un mixtape, ‘Dime Cuis’, en el 2017. Ya lo borré de plataformas porque estaba terrible, ojalá que nadie lo encuentre. En ese momento, no tenía amigos músicos ni a nadie en el medio. En mi ingenuidad y falta de conocimiento, yo también tenía esta mentalidad, ‘voy a sacar un disco y que igual pega’.

No pretendo ser alguien que siempre ha sabido todo, ni que lo sabe. Saco ese disco y mando mails a miles de blogs, todo con el approach inapropiado, ¿sabes? ¡Qué pena! Ojalá que no reconozcan esto. Yo veía más cosas que pasaban en la ciudad, de gente que no conocía, pero hacía música. Pensé que si no había ninguna plataforma dispuesta a hablar los artistas independientes y lo que sucedía en la ciudad, yo iba a hacer uno. Así nace BORN MX.

A través de esto empiezo a conectar con más gente de la ciudad. Fue de, ‘¿hay un blog que nos está posteando y no nos está cobrando nada?’ Termino haciendo conexiones, conociendo los proyectos. Durante muchos meses no les conté que hacía música. Me conocían por ser ‘el del blog’. Empiezo a hacer estas conexiones. Neithan, un artista de Monterrey, un gran amigo mío, trabajamos juntos; él organizaba unos eventos importantes para la ciudad.

Un día tuve el atrevimiento de decirle, ‘oye, la vez pasada fui y cubrí la segunda edición, como blog. ¿Crees que pueda cubrir la tercera edición? También tengo un proyecto musical, ¿te lo mando?’ Me dijo que sí. Esa noche que tocamos, yo conozco a Nsqk y a Refugee, que terminan siendo mis socios para NPP. 

¿Cómo armás este proyecto con Nsqk y Refugee?

No fue algo de, ‘ya nos conocimos, éntrale al proyecto’, sino que nos conocimos, tocamos juntos y era la primera vez que ellos tocaban en vivo. Era mi tercer show, recuerdo, pero el primero frente a gente creativa de la ciudad. A partir de ahí se van dando las cosas. Yo tenía mi música. Eventualmente, Refugee y Nsqk me invitan a ser parte de 98, que terminó siendo NPP.

Mi perfil es muy operativo. He tenido trabajos ‘godínez’, de oficina. Puestos siempre están enfocados en ‘qué se tiene que hacer y a quién hay que hablarle para que suceda’. Mi naturaleza está muy entrenada para estar detrás de las personas para eso. De ahí surge todo.

BORN MX empieza a crecer por su lado, luego empiezo con el sello. En general, tanto Nsqk como Refugee me contactaron diciendo, ‘oye, sabemos que haces música, sabemos que tienes BORN, nos caes bien, no sabemos qué, pero creemos que tienes que estar en nuestro sello’. Para mí, ellos eran mis favoritos de la ciudad. Fue de, ‘¿que yo les voy a aportar algo a ustedes? ¿Seguros?’ Yo súper puesto para trabajar.

¿Cómo termino en la parte de música y project management? Creo que tiene que ver con que a la par que estaba sucediendo todo esto, cada vez pude entender un poco más mi visión. Yo quiero ser más como Jay-Z, Nipsey Hustle. De decir, ‘podemos cambiar las cosas; realmente, hay mucho por cambiar, y no puede ser de un solo lado’.

Para que una escena funcione necesitas artistas, promotores, medios, la lista sigue. Ya puedo aportar en la parte de medios, también como artista. Puedo tratar de hacer algo retador, que inspire a mis colegas también. Como sello, también puedo dar mi input y ver que estos proyectos lleguen más lejos. Se fueron alineando las piezas, y entendí, un poco más, cuál era mi camino.

 

¿Cómo llegásla a Slowly? Ya está en otra conversación, es una marca distinta, su storytelling también va por otro camino. ¿Cómo le conocés a Adrián Be?

La primera vez que le saludé fue para un evento de BORN, que le invité. A través del blog, ‘oye Adrián, sé quién eres, sé que estás en la ciudad. Tenemos este evento de actos independientes, nos encantaría tenerte aquí’. Adrián fue, se dio la vuelta, nos hizo comentarios acerca del evento, en redes. Le agradezco por esto. No teníamos una relación.

Cuando los AQUIHAY se vienen a Monterrey y deciden comenzar Slowly aquí, tanto Adrián como Zizzy y Phynx, se acercan con Méne y conmigo. Con él teníamos la batuta, en cuanto a la escena local. Nosotros estábamos organizando el mixtape, teníamos un grupo de whatsapp, que lo seguimos teniendo, con todos los actos de la ciudad. Ellos llegaron con nosotros en plan, ‘ya escalamos un poco más, ¿qué hacemos? ¿En qué les ayudamos y viceversa?

A través de proyectos pequeños empezamos a conectar. En algún momento, Adrián me marcó, un domingo, a la 1 AM, era lunes de hecho. Él estaba en Los Ángeles, y yo seguía trabajando un domingo, a esa hora. Me dice, ‘hay muchas cosas que están sucediendo en Slowly, hay mucho trabajo, muchas cosas en puerta. ¿Quieres venirte a trabajar?’ El jueves llegué con él. La relación se dio porque ya estaba muy involucrado en la escena local y ellos también estaban trabajando. Creo que por eso le di buena espina. Oficialmente, empecé a trabajar con ellos después de la mitad del año pasado. 

¿A cuántas personas han firmado ya? 

En Slowly están Pinky06, Lil Benjas, una chica nueva que firmamos hace poco, LULÚ, y Beam, una rapera, trapera. 

Esto es mucho trabajo.

Sí, pero al final de cuentas es la bendición y maldición, tanto en Slowly como NPP, en que hay mucha libertad para los actos para ejecutar su visión. No es tanto que Adrián y Zizzy o Phynx y yo nos sentemos, ‘a ver, ¿qué necesitamos hacer para que Beam…?’ Es más de, ‘Beam, ¿qué quieres hacer? Mira, si haces esto, entonces esto’.

Es más una cuestión de apoyar, hacer las llamadas que tengamos que hacer, coordinar el behind the scenes. El impulso y día a día lo tienen los artistas. Lo mismo en NPP, aquí no digo nadie qué hacer. Yo les doy mi opinión honesta. Está hecho para que cada quien ejecute su visión creativa. La realidad es que aún me faltan muchos años de aprendizaje. Me siento muy lejos de poder llegar con un acto y decirle, ‘tú tienes que hacer esto, y esto es lo que va a funcionar’. No considero tener esa experiencia.

Mucha gente que lo hace tampoco pienso que tenga la experiencia para hacerlo, pero es más de que los creativos sean creativos y poner herramientas para que ejecuten esa visión. En realidad, esto te ahorra parte del trabajo. No lo digo porque no lo queramos hacer sino porque trabajamos con esos actos porque creemos en esa visión. Es más que buscar pre-fabricar algo, creo que es, ‘estás aquí porque creemos en esa visión, te puedo dar mi feedback’. 

Es entender qué funciona para cada quién. Son marcas distintas, no puedes pretender que todo sea igual. 

Claro. Simplemente somos un grupo de personas que se están apoyando juntas en esta visión. Si te puedo ser de servicio, chidoHice el conteo y creo que estaba involucrado en 26 proyectos musicales. Revisé whatsapp. En muchos, no hago tanto la mayoría del tiempo. Cuando hay algo muy específico ahí estoy, grabamos un vídeo, revisamos estrategia.

Sería un mentiroso al decirte que estoy con todos de lleno. En algunos estoy más pegado. Con Cookiez estoy on their asses. Toda la semana de, ‘hey, te falta esto, mira, está por hacer, etc’. Ahora mismo, requieren esa atención. El resto del año ellos están en el estudio, haciendo música. Ellos saben cuándo tienen la música lista. Hay muchas cosas que puedo hacer por el artista, pero no puedo hacer las canciones ni tener la visión creativa por ellos. Si no está eso, no hay mucho con qué trabajar.

No Pedí Permiso’ es uno de los mejores nombres que he escuchado para un colectivo, encapsula el mindset, por completo. Vi el post ‘35 releases, 58 canciones. Más canciones que semanas en el año’. Yo lo que veo es un empuje y ganas de hacer el trabajo. ¿Cómo superar un 2020 tan consistente? ¿Qué sigue?

No sé cómo abordar la pregunta. Te diría que terminan siendo tantos releases porque somos muchos actos, para empezar. Kevo sacó una sola canción, el año pasado. Melena sacó dos, a través de NPP. Yo saqué un EP de siete canción más el single. Césxr sacó otro EP, igual que Nsqk. Nunca nos propusimos sacar esa cantidad, realmente era la música que teníamos para sacar.

A principio de este año, en enero, no sacamos nada porque no había nada para sacar. Necesitaba más tiempo la música, estábamos tomando el tiempo para ordenar. Algo que queremos cambiar este año es el tratar de hacer sentir más especiales los releases. Ya tenemos un buen ritmo, tal vez podemos bajar un poquito y meter más de amor en la manera de comunicar. Ha sido un proceso de maduración para nosotros.

Tuvimos la bendición y maldición que a ‘Botánica’, de Nsqk, le fue súper bien. Lo hicimos no convencionalmente, sin singles. Solo el EP, de cinco canciones, sin pauta a nada. No contactamos a ningún medio ni hicimos ningún tipo de pitch. Aún así, le fue muy bien.

Yo creo en dos cosas, como fórmula, para que algo funcione: buena música y una comunidad que está dispuesta a escucharla.

Es fácil, y retomo lo del principio, que alguien le vea a él diga, ‘ese cuate sacó nada más un EP y se pegó’. Cuando en realidad, no es eso. No está pegado todavía, para empezar. Sí es de lo más grande que hay en la ciudad, pero está lejos de estar pegado. Eso viene de que Rodri lleva diez años aprendiendo a producir. Nsqk no es su primer proyecto. Él estuvo en Southboyz antes, ya había gente que le conocía por eso.

Rodri es alguien que hace live un día sí, un día no, en Instagram. Es súper tuitero. Tuvo la bendición de que un tweet relacionado a su música se hizo viral. Para que se hiciera viral, él ya tenía 1,500 followers, gente que nomás lo seguía porque le gustaba lo que decía. Hizo el match, ‘ya te sigo porque me caes bien, y ahora me dás música increíble’. Yo tenía ese approach con todos, el año pasado.

Comunidad y música, buscar esto. Ahora que entendemos, desde el behind the scenes, las herramientas que nos pueden ayudar a llegar a más cosas, me quiero enfocar más en eso. Tú trabajo como artista es la música y generación de comunidad. Yo no me puedo ir a parar por ti a la cámara a hablar de tu vida, pero sí puedo ayudar a conectarte a medios, plataformas. Tratar de juntar más vertientes.

Sí requiere más tiempo, planificación, pero creemos que vale la pena. Creemos que es importante demostrar un progreso. NPP tiene mucho a la gente de su lado porque demostramos la parte DIY, son vídeos que grabamos nosotros, sin un equipo especial, los editamos nosotros. Queremos poner el reto creativo, cómo vamos a hacer un vídeo increíble, un artwork que se te quede grabado.

Estamos lejos de tener las cosas averiguadas. No estamos haciendo lo suficiente, hay tanta gente en la ciudad haciendo cosas. Puedes tener beginner’s luck al principio, pero va a llegar alguien más. Tenemos que ganarnos fans, tenemos que crear una comunidad. Toda esa música en la que creemos, amamos y queremos compartir con el mundo, tenemos que conectar. 

¿#Aquésuena Cuis Lerda?

Rap regiomontano. Hago música que está muy basada en mi vida como en la ciudad de Monterrey. Es esto porque mucho de lo que hablo tiene que ver con el contexto de la ciudad o con lo que le toca vivir a alguien de aquí. En la primera canción hablo de BORN, de Méne, Neithan en el Astro, un bar local, hablo de NPP.

En ‘Nada’ hablo acerca de mi vida y cómo renuncio al trabajo, y cómo este camino que vivo aquí: estoy en una ciudad con una de las mejores universidades del país, muy industrial, en donde decidir vivir del arte es decidir morir del hambre. Para mí, es decidir ir al contrario. Es mi llamado.

Siento que es muy importante para mí ir contando mi historia, el día a día, en redes. Todos tenemos problemas, lidiamos con cosas, pero es mi manera de decir: ‘hablo de esto, porque vivo esto’. Hablo de lo que vivo y vivo de lo que hablo. Tal vez en mí puedes encontrar ese match, en las canciones, lo que comparto. No critico a nadie, pero veo que en el género urbano, se pinta mucho la película. Gente que tiene mucha imaginación, hablando de cosas que no existen, y está súper chido porque me encantan esos proyectos.

Entiendo que es una visión creativa. En lo personal, no puedo hablar de cosas que no me suceden. No puedo hablar de lo que no vivo. Si voy a hacer eso, déjame hacerlo full. ¿Cómo te hablo de la Cuis Life? Todavía tengo que trabajar el mensaje. La música es eso que voy contando con lo que sucede en mi día a día. La música es solo una dimensión de mí. Yo no planeo pagar la escuela de mis hijos con regalías. Si pudiera, increíble.

Sé que mi llamado más fuerte está en algo más. La música es el soundtrack que acompaña esta historia. No planeo ser un Alemán ni alguien que está pegado en México. Mi camino es el de Jay-Z, y tal vez el que hizo más tarde en su vida. Es una figura influyente, puede mover piezas, y hay música que hace que creamos en esto. Jay-Z habla de boss shit, negocios y cambio. Tú ves que lo hace, en el día a día. Entiendo que para ganar la credibilidad de mi proyecto musical, yo tengo que ser esa persona. Yo sé que mi línea está enfocada por ahí.

Estoy empezando a esperar los posts con los updates de la Cuislife. Es una ventana pequeña para tratar de entender lo que pasa y encapsular en un post. ¿Desde enero que vas con esto? ¿Ha sido un poco interrumpido o no?

Esto nació de una frustración. Hablando con unos amigos, todos los jueves en la noche, la neta es que estoy medio cansado que me toque compartir historia tras historia diciendo que ya salieron las rolas. Para la gente es más que aburrido. Le dan next, de inmediato. ¿Cómo lo hago interesante? ¿Cómo doy a conocer que trabajé en el proyecto, que estoy involucrado?

Es un journal, algo similar. Lo publico semanal. A veces no hay lanzamientos, no hay foto, pero subo algo un día antes. Sigue no estando tan rígido, pero tengo la misión de contar más la historia y de poder dar esa ventana al día a día. Ya este es un tema personal, lo tengo que trabajar, pero no me encanta tomarme fotos cuando trabajo. Tú no vas a encontrar una foto mía con los AQUIHAY, no existe, y llevo trabajando ocho meses con ellos. Cuando es momento de fronteo, fronteo. Cuando hay que trabajar, a trabajar. 

¿Qué tanto te costó decidirte por la portada de Cuislife? Me gusta mucho esa sensación de estar suspendido en un momento, en donde estás dejando, pero buscando al mismo tiempo. 

Ese era el punto, totalmente. Cuislife no un álbum de victoria, es un álbum de dar el salto. Tratar e intentar alcanzar algo. Es decir, no es de que ‘vivo la Cuislife’ sino que la quiero’. Estoy luchando para alcanzarlo. Para obtener algo tienes que dar a cambio algo del mismo valor. Por eso mucho en el proyecto se aborda, ‘estoy ganando esto, estoy haciendo lo que quiero, pero ¿qué estoy dejando atrás?’

Si quieres una vida nueva, tienes que entregar tu vida vieja a cambio. ¿Qué entrego? Mi trabajo, mi sentido de estabilidad. El proyecto era dar inicio a esa nueva etapa, oficialmente. Está evolucionando a eso. Decidí perseguir esto y este soy yo en la persecución. En general, por eso la última canción, ‘La Interminable Persecución’. Sé que es algo efímero.

¿Qué es la felicidad? Estás feliz hasta que vuelves a estar descontento. De esto hablaba con Glieze. Yo hace un año estaba muy contento, había dejado mi trabajo y estaba metido en la música. Ahora ya siento la normalización de esto. Esta es mi vida normal. Necesito buscar algo más allá de eso. Nunca vamos a estar conformes. Mi reto es tratar de disfrutar más el presente. Trato de hacerlo. Creo que a veces se complica, pero es parte de mi drive y lo que me motiva hacer más. 

¿Quién te diseño la cover?

Christian tomó la foto. Nsqk hizo la edición de la fotografía como la tipografía. Nsqk está encargado en la parte creativa, en general, de NPP. Él hizo los artworks de Cookiez. Él está involucrado en la parte visual. Igual, a como cada quién quiera. 

¿Qué estás escuchando?

Cookiez, por esta semana. Estuve en loop con ‘El Madrileño’, obviamente. La semana pasada, lo único que escuché fue ‘Sad Boys For Life’ de Junior H. Me gustó muchísimo. De un rato para acá, lo que más he escuchado es a Feid, como artista en general, de escucharle todos los días. También escucho mucho de todos los actos con los que trabajo.

¿Qué hacés cuando no hacés música?

Ya no sé (risas). Estoy muy metido en esto todo el día. Por pandemia, fuera de ver a mi amigos y echar una cheve, la realidad es que no he tenido otra actividad que estar enfocado en esto. Mis proyectos demandan. Siempre puedo estar haciendo algo. Si el fin de semana no salí el viernes, me quedé trabajando. Sí necesito encontrar ese balance.

No puedes hacer muchas cosas cuando estás broke. Me encanta la fiesta, y ahora no hay muchas. Yo sé que eventualmente deje el alcohol y carne, aún no alcanzo ese momento zen. Tengo la mentalidad de si cambio 1 hábito al año, en cinco soy Rambo. Durante los últimos años me he enfocado en dejar de fumar. Ya tengo cinco años sin fumar, año y medio sin tomar refresco. Soy mucho de, si ya tomé la decisión, está tomada. El alcohol será hasta 2042. 

Si estás enfrente de una puerta, tocás el timbre, ¿quién te abre?

¿Lo primero que pensé? Un amigo, pensé en varios, de hecho. Tengo la bendición de que mis amigos son de toda la vida. Estuve en la primera, secundaria, prepa y la carrera con ellos. Siempre estuvimos en el mismo camino.

Author Image
Martha Elisa Estrada Cortez

One thought on “¿Quién es Cuis Lerda?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Privacy Preference Center