Entrevistas

La fina línea entre la realidad y la ficción con Marcelo Camaño

¿Cómo poner en palabras eso que se siente cuando se llega tarde a un acontecimiento trascendental? Ya sea 1 día o 13 años tarde, como fue mi caso. ¿Cómo explicar, de una manera razonable, que consumí más de 125 horas de ficción en un mes y medio? ¿Es acaso una nueva obsesión? No es sensato, en lo absoluto. Estoy aquí, tratando de racionalizar una fascinación por un género completamente ajeno para mí. Era el prejuicio, lo admito. A lo mejor la connotación que conlleva la palabra telenovela me privó, durante mucho tiempo, de entender esta narrativa. No cedí, más bien,...

Privacy Preference Center